Una injusticia en Jardin


Una injusticia que perjudica a los pequeños*
Jardín, Colombia
2017-08-16

En Jardin.Antioquia.in estamos muy tristes por las consecuencias de la certificación del municipio como destino turístico sostenible para todas aquellas personas y familias jardineñas de origen humilde o campesino que habían encontrado en el turismo una fuente de ingresos adicionales.  Los invitamos a leer este texto, a opinar y a darnos ideas sobre qué podemos hacer como sociedad para proteger a los pequeños*. Creemos que, con un abogado con experiencia y una acción popular, se pueda proteger a todos aquellos que, siendo pequeños*, hasta hace poco pudieron ser parte de la economía turística del municipio y que hoy ya no lo son.



Nota: a continuación explicamos el concepto de pequeños* (ver aquí)

Quieres opinar o ayudarnos? te encuentras perjudicado? puedes hacerlo a través de Jardin@Antioquia.in o en la siguiente publicación de Facebook: aquí



En los últimos meses en Jardín, gracias a los requisitos y controles la nueva Certificación Turística, está ocurriendo el cierre (obligado o voluntario) de pequeños prestadores de servicios asociados al turismo.  Inicialmente, cualquier persona podría pensar: “me parece muy bien que, si no se cumple la norma, no se preste la actividad”.  Pero estamos ante un caso de injusticia, en el cual se aplica una misma norma, bajo el supuesto de que todos tienen las mismas capacidades económicas e intelectuales y sin tener en cuenta la historia y cultura de nuestro municipio.

Si las normas son las mismas para los pequeños* que para los grandes, qué resultado se puede esperar?

Las nuevas reglas o condiciones asociadas a la prestación de servicios turísticos, sin distinciones para grandes o pequeños*, van a sacar del mercado a los pequeños* (de hecho ya está sucediendo) y beneficiarán a los que sean más grandes.  Varios usuarios del portal Jardin.Antioquia.in, han solicitado el retiro de sus páginas porque suspendieron la prestación de sus servicios.  Esto es algo injusto y que buscamos que sea reversado.

Es de conocimiento público que están llegando nuevas personas a vivir a Jardín y nuevas empresas foráneas a prestar sus servicios, generando un alto incremento de la propiedad raíz y del costo de vida.  En una sociedad libre, no es posible detener esta situación, pero sí podemos evitar que los pequeños* tengan que vender sus propiedades o desplazarse hacia otros lugares gracias a la protección de sus fuentes de ingresos asociadas a los servicios turísticos. 

Efectos

+ Cierre de famihoteles, guías de turismo y otros pequeños prestadores de servicios asociados al turismo en Jardín.

+ Incremento en los precios gracias a la disminución obligada o voluntaria de la oferta.

+ Detrimento en los ingresos ocasionales de sectores económicos de pequeña o mediana capacidad económica.

+ Por lo anterior, los pequeños podrían verse obligados a vender sus casas o sus fincas a los nuevos grandes prestadores de servicio que ingresarán a cubrir la demanda liberada.  Esto incrementaría la problemática actual de gentrificación que vive Jardín.

Acciones y propuestas

No queremos simplemente quejarnos, sino que queremos proponer algunas ideas sobre cómo evitar que muchos jardineños pierdan parte de sus ingresos y que después sean parte de los que tienen que vender sus propiedades o desplazarse:

  • Establecer una normativa diferencial que no sea tan exigente con los pequeños. Por ejemplo: que sigan pagando el impuesto de industria y comercio mensual y los seguros que sean pertinentes a la actividad, pero que no los obliguen a registrarse ante la Cámara de Comercio y no les exijan Registro Nacional de Turismo (RNT).  Hay personas que no tienen correo electrónico o whatsapp y las exigencias de los registros anteriores son muy altas.  Tampoco tienen la capacidad económica para contratar a alguien que les ayude a registrarlos.  O, por más que el RNT sea gratuito tiene más de 90 condiciones y hay que ver las multas o sanciones millonarias que están aplicando a algunos prestadores de servicios turísticos en Jardín por no haber renovado a tiempo o por algunas otra razones.
  • Que los requisitos operacionales propios de cada actividad exigidos a los pequeños operadores, sean menores y más flexibles que a los exigidos para los grandes.

Para lograr lo anterior, esperamos que este texto y la asesoría pertinente, permita agrupar a todos los pequeños* que están siendo perjudicados con el fin de establecer una acción popular que los proteja (no sabemos cuál es el mecanismo adecuado, pero tal vez el lector sí lo sepa y pueda ayudarnos).

Historia

Hace 5 años Jardin.Antioquia.in nació con el objetivo de permitir que, cualquier jardineño o negocio, grande o pequeño, domiciliado en nuestro pueblo, pudiera tener una página gratuita en internet y poder promover sus bienes y servicios, de cualquier actividad económica, sin necesidad de intermediarios. El proyecto se desarrolló y actualmente son 193 personas o negocios que se han beneficiado del mismo, grandes o pequeños.  El proyecto fue bueno porque le permitió a muchas personas generar algunos ingresos ocasionales sin necesidad de pagar costos o márgenes de intermediación.  En los últimos meses, las personas están solicitando el cierre o la cancelación de sus páginas porque no pueden cumplir con las exigencias establecidad. 

“Los famihoteles no existen” - según autoridades de turismo

El concepto de “Famihotel o Casa de Familia” surgió expontáneamente hace más de 10 años en Jardín cuando en las temporadas de mayor afluencia de turistas, los visitantes, desesperados al no encontrar donde pasar la noche, acudían a los jardineños de buen corazón para pedirles posada.  Ahora, hay alrededor de 60 famihoteles y muchos de ellos están cerrando ante las exigencias mencionadas anteriormente.  O sea que los famihoteles sí existen (aunque quieran desaparecerlos).

Si bien es cierto que los famihoteles han sido sumamente útiles para recibir el exceso de demanda en temporadas altas, también permiten que, personas de todo el país que no pueden costearse un hotel, puedan venir a conocer Jardín y a descansar en un lugar que es como su propia casa.

Guías de turismo

Es justo que, personas humildes o campesinos que de vez en cuando le dan un recorrido turístico a un visitante tengan que sacar Cámara de Comercio o Registro Nacional de Turismo?

Conclusión

En muchas de las publicaciones de esta página en las redes sociales, los comentarios que más salen a relucir son sobre la calidez humana de los jardineños. “Jardín es hermoso, pero lo mejor: su gente”

Así como la Minería, amparada bajo las leyes nacionales, está siendo frenada por las regiones gracias a la unión de sus pobladores, de ese mismo modo podemos unirnos para proteger el trabajo de los pequeños* de las exigencias y normativas legales que los están dejando sin sus ingresos ocasionales.

Cómo ayudar?

  • Envíanos a jardin@antioquia.in comentarios, ideas o sugerencias con relación a esta situación.
  • Si tienes conocimiento legal, recomiéndanos qué podemos hacer.
  • Si eres un abogado con experiencia en estos temas, identificas una injustica y quieres ayudarnos sin esperar una contribución económica, te estaríamos infinitamente agradecidos. 

Ver recomendaciones aquí


Pequeños*

Habitantes del pueblo o del campo de Jardín que prestan algún servicio asociado al turismo bajo su propia cuenta, con sus propios recursos y desde su propio hogar, finca, lugar de trabajo o en la calle.


Ejemplos:


  • Guías turísticos que no están vinculados a alguna organización, que trabajan bajo su propia cuenta y que ofrecen el servicio de guianza cultural, histórica, caminatas, cabalgatas y similares en el territorio urbano o rural de Jardín.

  • Campesinos que no están vinculados a alguna organización, que trabajan bajo su propia cuenta y que ofrecen a turistas la posibilidad de conocer la cultura, el trabajo y la vida campesina (en particular la cafetera) en las fincas en que habitan, sean propias o ajenas.

  • Habitantes de Jardín que no están vinculados a alguna organización, que trabajan bajo su propia cuenta y comparten el hogar que habitan, sea propio o ajeno, para albergar visitantes o turistas (históricamente conocidos como Famihoteles).

  • Transportadores que no están vinculados a alguna organización, que trabajan bajo su propia cuenta y que ofrecen el servicio de transporte y guianza turística.

  • Otros habitantes con casos específicos y equivalentes a los anteriores.